4 de octubre de 2007

Película: Paranoia (Título original: Disturbia)

Inicio con la advertencia que este blog contiene información del contenido de la película. ¿Continúas?.

En general la película tiene un desarrollo entretenido y termina con un aburrido y típico, gastado final.

Hace días en una de esas noches de soledad me he dirigido al cine del centro comercial Gran Estación de Bogotá a ver una película. Escogí Disturbia (Paranoia llamada en las carteleras colombianas). Me animé porque estos temas psicológicos no dejan de llamarme la atención y sugería un buen drama el título en combinación del concepto plasmado en la cartelera de la película. Además, entre otras motivaciones estaba que la dirección era un argentino, leí un poco al respecto y definitivamente pintaba vérsela.

El comienzo: la película comienza bastante entretenida, y factores como los siguientes ganaron mi atención:

  • Los estadounidenses en clase de español.
  • La vida de encierro del chico preso domiciliario, tratando de pasarla bien con una vagancia y vida improductiva, esto crea cierta tensión con su madre y pasan cosas interesantes al respecto.
  • El dispositivo amarrado la parte inferior de la pierna del chico preso domiciliario con el propósito de controlar el perímetro permitido para andar.
  • ¡La situación con la chica! ... sencillamente genial, la situación de recién llegada al barrio, el espionaje, las escenas de verla dándose un baño de piscina, las acomodadas del vestido de baño,... posteriormente cuando la chica contacta con ellos y comienza el proceso de seducción adolescente: punto clave cuando el está detrás de ella y comienza a oler su cabello. Muy inspiradora esta escena aquí.
La trama

La película en esta parte se pone interesante por el simple hecho que crea dudas de posibles desenlaces interesantes, por mi mente pasó este: el chico va a desarrollar un estado mental enfermizo donde empieza a ver cosas producto de su imaginación y terminará básicamente loco, alucinando cosas, obsesionado. Esto conducirá seguro a un final en una clínica mental o algo así. De este final imaginaba dos derivaciones:
  1. El vecino sí era un asesino, pero hace las cosas de una manera muy astuta y sólo el chico se enteraría de la verdad.
  2. El vecino no era un asesino, el chico lo haría pasar por penosas requisas de las autoridades, además de otros perjuicios causados por las conjeturas del chico. Al final básicamente pondría a todos en una situación donde trataría de demostrar sus acusaciones, pero fracasaría.
Pero no, el final sería muy decepcionante para mi gusto.

Final

Un desastre a estas alturas del siglo XXI,... estilo ¿El Padrastro?, donde el tipo es un vil asesino porque sí, además resulta ser algo así como el malvado conde que colecciona hermosas princesas en el sótano de su casa. Se forma una persecución tipo Martes 13 con típicos sonidos de terror y el malvado persiguiendo con armas filosas, rompiendo puertas y ventanas, un poco de suspenso provocado con largos momentos silenciosos irrumpidos por un estruendoso grito de miedo de alguna víctima. Este personaje resulta ser una máquina asesina, capaz de romper el cuello de un policía, pero nada comparable con el poder de este flaco adolescente, escuálido que logra, gracias a su pedante potencial juvenil, vencerlo incrustando una tijera jardinera en su estómago, después de campales enfrentamientos cuerpo a cuerpo, donde desde luego el joven siempre salía vencedor ante este corpulento asesino. Un poco inverosímil el asunto aquí.

1 comentario:

Alicia Jaramillo dijo...

Coincido en que si bien la película no es la mejor en el género de acción, tiene un desarrollo entretenido que vale la pena destacar. Esta película ha obtenido muy malas críticas, pero aun así yo si recomendaría verla. En lo personal sí me gustó.